Alarm Phone: Spanien

es.noticias

Nace el +33 486 517 161, una línea de voluntarios para atender a migrantes en peligro en el Mediterráneo

TELÉFONO DE ALARMA WATCH THE MED

No tiene capacidad de socorrer, pero sí de movilizar a las autoridades para que lo hagan y a la sociedad civil para que lo exija

El proyecto internacional Watch de Med, en el que participan decenas de organizaciones de Derechos Humanos europeas y norteafricanas, ha puesto en marcha una línea de teléfono para que los migrantes que intenten cruzar el Mediterráneo puedan pedir ayuda y recurrir a una persona que les acompañe en la travesía y movilice a las autoridades para que acudan al rescate.

La línea, gratuita y cuya numeración, +33 486 517 161, se hará pública oficialmente este viernes aunque ya circula entre los migrantes en el norte de África, tiene su central en Francia, pero las llamadas que reciba se irán derivando a los países que corresponda, bien por la localización del que marca el número, bien por la disponibilidad de operadores que hablen su idioma en ese momento.

Las personas que estarán al otro lado son todas voluntarias y, en general, activistas o miembros de asociaciones, colectivos y ONG de defensa de los Derechos Humanos o en apoyo a migrantes, refugiados y solicitantes de asilo. Se les entrega un manual que detalla el modo en que deben actuar en función de las características de la llamada. Qué preguntas hacer. A quién recurrir en cada caso.

Rafael Lara, de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), ha tenido acceso a uno de estos manuales y ahora espera a que Watch The Med le confirme la fecha en que estará de guardia. Una jornada en la que no podrá separarse del teléfono móvil y deberá tener a mano los contactos de varios intérpretes que también voluntariamente, se han ofrecido a ayudarle si no entiende bien a la persona que pide ayuda.

„El manual te explica que lo primero es calibrar la situación, saber si es relativa a un incidente en el mar o de una alerta en tierra. Es imprescindible el idioma, tenemos un equipo de traductores que se ofrecen a ayudar. A partir de ahí, las actuaciones dependerán de la situación que se de: si concierne a Salvamento Marítimo o no, si es competencia de Marruecos o de España, si hay que pedir ayuda a ONG especializadas porque son refugiados. Todo eso lo especifican, no hay nada improvisado“, señala.

La APDHA ha sido una de las primeras organizaciones españolas en sumarse a esta iniciativa en la que se han involucrado entidades de Marruecos, Túnez, Libia, Argelia, Italia, Grecia y Francia, con el objetivo de que no se repita lo ocurrido el pasado 11 de octubre, cuando más de 200 personas murieron al naufragar frente a Lampedusa aunque habían pedido auxilio reiteradamente a Italia.

Según explica Lara en declaraciones a Europa Press, „se trata de establecer una red de alerta para cuando se produce el naufragio de una embarcación en el Mediterráneo, no tanto porque tenga la capacidad de intervenir, como porque es posible activar los mecanismos para que la gente sea auxiliada“.

ACOMPAÑAMIENTO EN LA TRAVESÍA

De hecho, no sólo se esperan llamadas de personas en un apuro en alta mar, sino también de migrantes que se disponen a salir y quieren que alguien lo sepa y monitorice su recorrido para estar más seguros o simplemente, para no sentirse sólo en la travesía. „Podemos hacer una labor de acompañamiento muy importante“, reflexiona Lara.

El control va más allá del Estrecho y fija también el objetivo en Grecia y las islas italianas de Lampedusa y Sicilia, donde se producen accidentes muy graves. „Empezará poco a poco y se irá extendiendo, pero la idea es que las llamadas no sean sólo cuando se está en peligro, sino incluso antes de salir“, señala el representante de APDHA.

En España ya hay precedentes de este tipo de prácticas. El más conocido es el de la organización afincada en Tánger Ca-Minando Fronteras, cuyas activistas reciben llamadas de migrantes en alguna situación de riesgo camino de España y alertan tanto a las autoridades para que acudan al rescate como al resto de la sociedad, para que tenga conocimiento de la situación.

En este sentido, desde Watch de Med, que actualmente funciona como plataforma de monitorización de muertes en el Mediterráneo, se destaca el poder de esta red de voluntarios en torno a la línea de emergencia como medio de incidencia social, ya que los activistas, trabajando en red, no sólo pueden alertar a las autoridades para que intervengan, sino a los ciudadanos y medios de comunicación social en caso de que no lo hagan.